miércoles, 31 de diciembre de 2008

CARTA DESDE PALESTINA


DE UN CIUDADANO ITALIANO RESIDENTE EN GAZA:

Mi apartamento en Gaza está frente al mar, tiene una vista panorámica que siempre me ha subido la moral, a pesar de que también muestra la miseria de la vida sometida al bloqueo. Esto era así hasta esta mañana, cuando todos los demonios llamaron a la ventana. Esta mañana, en Gaza, nos despertamos con el sonido de las bombas que caían. Muchas de ellas impactaron a unos pocos cientos de metros de mi casa.

Algunos de mis amigos recibieron el impacto de esas bombas. En estos momentos el balance de muertos es de 210, pero el número sube dramáticamente. Es una carnicería sin precedentes. Han arrasado hasta los cimientos el puerto que está frente a mi casa y han pulverizado las comisarías. Me cuentan que los medios occidentales han asimilado y rebotan las notas de prensa del Ejército israelí, que señalan que los objetivos son sólo los terroristas de Hamas y que están actuando con precisión quirúrgica.

En estos momentos, visitando el principal hospital de la ciudad, al-Shifa, vemos un caótico amontonamiento de cuerpos en el patio, observamos que la mayoría de quienes esperan atención médica son civiles, tendidos junto a otros que esperan ya a ser enterrados.

¿Puedes imaginarte Gaza? Cada casa está al lado de la otra, cada edificio junto al siguiente. Gaza es lugar con la mayor densidad de población en el mundo, lo que significa que cuando se lanza una bomba desde una altura de 10.000 metros, inevitablemente se comete una carnicería de civiles. Te han avisado de ello, eres culpable, no es un error, no son daños colaterales.

Al bombardear la comisaría central de Policía en al-Abbas, en el centro de la ciudad, la escuela elemental de las cercanías fue seriamente dañada por la explosión. Era el final de la jornada escolar y los alumnos estaban ya en la calle. El cielo que hasta entonces era azul se tiñó de sangre. Cuando bombardearon la academia de Policía de Dair al-Balah, algunos muertos y heridos correspondían también al mercado colindante, el mercado central de Gaza.

Hemos visto cuerpos de animales y de personas con la sangre mezclada en arroyos que descienden por las calles de asfalto. Es (el cuadro de) Guernica convertido en realidad. He visto muchos cadáveres de uniforme en los varios hospitales que he visitado, la mayoría de ellos jóvenes. Les saludaba cada día cuando me los encontraba en la calle camino al puerto o cuando me dirigía al café por la tarde. Conocía el nombre de varios de ellos.

Un nombre, una historia, una familia mutilada. La mayoría eran jóvenes, de entre 18 y 20 años, sin vinculaciones políticas, ni con Hamas ni con al-Fatah, que se habían enrolado en la Policía cuando acabaron los estudios sólo para tener un trabajo seguro en Gaza, donde el bloqueo criminal de Israel ha provocado que la tasa de para sea del 60%. No me interesa la propaganda y dejo que hablen mis ojos, que mis oídos escuchen el sonido que de las sirenas y de las explosiones.

No he visto a ningún terrorista entre las víctimas de hoy, sólo civiles y policías. Exactamente igual que los policías de nuestras ciudades, los agentes palestinos que han sido masacrados por las bombas israelíes podían hallarse cada día del año caminando en la misma plaza de la ciudad, vigilando el mismo cruce o la misma carreteras.

Justo la noche anterior estuve tomándoles el pelo porque tenían que soportar el frío frente a mi casa. Quiero que la verdad redima algunas de estas muertes. Nunca dispararon un tiro contra Israel, no hubieran tenido que hacerlo, ya que no era parte de su trabajo. Actuaban dirigiendo el tráfico, se ocupaban únicamente de la seguridad interna.

En cualquier caso, el puerto está a bastante distancia de la frontera israelí. Tengo una cámara de vídeo, pero hoy he descubierto qué malo soy grabando. No soy capaz de filmar cuerpos mutilados o caras cubiertas de lágrimas. Yo también me echo a llorar. Fui con otros voluntarios de ISM (International Solidarity Movement) a donar sangre al hospital al-Shifa.

Allí mismo recibimos la llamada de que Sara, una amiga nuestra, había muerto por el impacto de una pieza de metralla cerca de su casa, en el campo de refugiados de Jabaliyah. Era una persona dulce, un alma luminosa, que había salido a buscar pan para su familia. Deja trece hijos.

Hace un momento recibí una llamada de Tofiq, desde Chipre. Tofiq es uno de los estudiantes palestinos que ha tenido la suerte de dejar el interminable campo de prisioneros de Gaza en uno de los buques del movimiento Free Gaza (Gaza Libre). Me preguntó si había visitado a su tío para saludarle de su parte, tal y como prometí. Lamentablemente, tuve que disculparme porque no había tenido tiempo. Demasiado tarde.

Fue sepultado entre los escombros del puerto, como muchos otros. Desde Israel recibimos la terrible amenaza de que sólo es el primer día de una campaña de bombardeos que puede durar dos semanas. Quieren lograr un desierto y llamarlo paz. El silencio del «mundo civilizado» es más ensordecedor que las explosiones que cubren la ciudad como una mortaja de muerte y terror.

Para responder este mensaje, sigue el enlace de abajo:
http://www.facebook.com/n/?inbox/readmessage.php&t=1008546948528


"Barak Obama, cómplice del crimen"

José Saramago sobre el genocidio israelí

"No es el mejor augurio que el futuro presidente de Estados Unidos repita una y otra vez, sin que le tiemble la voz, que mantendrá con Israel la 'relación especial' que une a los dos países, en particular el apoyo incondicional que la Casa Blanca dispensa a la política represiva (represiva es decir poco) con que los gobernantes (¿y porqué no también los gobernados?) israelíes han venido martirizando por todos los modos y medios al pueblo palestino. Si a Barack Obama no le repugna tomar su té con verdugos y criminales de guerra, buen provecho le haga, pero que no cuente con la aprobación de la gente honesta. Otros presidentes colegas suyos lo hicieron antes sin necesitar otra justificación que la tal 'relación especial' con la que se da cobertura a cuantas ignominias fueron tramadas por los dos países contra los derechos nacionales de los palestinos.

A lo largo de la campaña electoral Barack Obama, ya fuera por vivencia personal o por estrategia política, supo dar de sí mismo la imagen de un padre dedicado. Eso me permite sugerirle que le cuente esta noche una historia a sus hijas antes de que se duerman, la historia de un barco que transportaba cuatro toneladas de medicamentos para socorrer a la población de Gaza en la terrible situación sanitaria en que se encuentra, y que ese barco, Dignidad era su nombre, ha sido destruido por un ataque de fuerzas navales israelíes con el pretexto de que no tenía autorización para atracar en sus costas (creía yo, ignorante redomado, que las costas de Gaza eran palestinas...) Y que no se sorprenda si una de las hijas, o las dos a coro, le dicen: "No te canses, papá, ya sabemos qué es una relación especial, se llama complicidad en el crimen".

José Saramago. Portugués. Premio Nobel de Literatura (1998)

dp

lunes, 22 de diciembre de 2008

RACING: EL RENACIMIENTO DE UN GIGANTE



El día de ayer el Racing Club de Avellaneda vivió un comicio electoral histórico, no solamente por el grado de participación del padrón electoral, alrededor del 92 %, porcentaje no alcanzado siquiera en las elecciones nacional y tres o cuatro veces superior a los promedios de cualquier otro club argentino, sino porque también significo el retorno a la vida institucional en manos de los socios, después de 11 años de la nefasta experiencia privatizadora vivida, única en su tipo en el fútbol de la primera división de la Argentina.
La total calma fue lo que privó ayer, la casi ausencia de los terribles rostros de los violentos de las barras bravas, el inmaculado proceso electoral manejado por la intervención judicial, aún a pesar que no pudieron reempadronarse la totalidad de los socios habilitados para votar, dado la premura que exhibía la intervención para dar una salida legal a la crisis política, institucional y deportiva.
Racing en pocos días saldó la deuda de su quiebra y saldó la deuda que tenía con sus socios, al permitirles volver a ser una asociación civil y tomar el control de los destinos institucionales.
El ánimo con que concurrió la gente a votar, me hicieron sentir el mismo espíritu que flotó en la lejana jornada del 30 de Octubre de 1983, cundo la Argentina retornó a la Democracia, después de la homicida y guerrera dictadura militar.
Salir de procesos que tanto trauma traen a las sociedades, implica, solo eso, el contagio de un estado de alegría y esperanzas incomparables.
Más allá de quien fuera el vencedor, a quien saludo y felicito, la gente ayer se dio cuenta que le ponía fin a un largo proceso de deterioro, de malos gobiernos, de corruptos, de muchos más llantos que alegrías, de escándalos, de enfrentamientos, de humillaciones, de fraudes electorales.
Ahora comienza una nueva etapa, llena de expectativas y ganas de trabajar.
Solo se le reclama a la nueva conducción honestidad y eficiencia y que se acuerden que por su club sienten AMOR, el mayor valor humano, cuando firmen cada cheque o discutan un contrato.

Cuenten con los socios para la labor a emprender, denles oportunidad de participar, enjuicien a los responsables de tanto descalabro. Que los culpables paguen.
Tenemos una oportunidad magnífica por delante, espero que sepamos aprovecharla y volver al camino de gloria deportiva y desarrollo social.

dp




Nota:

Otros artículos propios relacionados con Racing u otros clubes de fútbol. Buscar en la sección Archivos de este blog (costado derecho, parte superior):

Avenida de los campeones. En Avellaneda (en Febrero de 2008)
Aqua Solarium. Sobre la fallida obra del Club Atlético Independiente (en Diciembre de 2008)
El Renacimiento de un Gigante . Racing (en Diciembre de 2008)
El pueblo quiere saber. Sobre la ciudad Deportiva de Boca Juniors (en Diciembre de 2008)
Daños Colaterales. Entretelones del campeonato de 1951 ganado frente a Banfield (en Diciembre de 2009)
Como se Construyó la Cancha de Racing (en Diciembre de 2012)

CLUB ATLETICO INDEPENDIENTE: ENGAÑO TAPADO CON CAMPEONATOS


AQUA SOLARIUM

O currum totalis?

No es la primera vez que me pasa: cuando trato de hacer averiguaciones puntuales sobre acontecimientos muy polémicos y poco conocidos y mucho menos documentados, me encuentro muy limitado en la cantidad de fuentes donde poder recurrir.
En este mismo blog publico un artículo relacionado con “El Mausoleo del Gral. San Martín” y otro sobre “Matseiko: un ucranio olvidado”, que me causaron problemas a la hora de recabar información o lograr que los testigos presenciales de los acontecimientos referidos me hagan conocer lo que saben.
Aún a riesgo de parecer un verdadero “kamikaze” de la información, decidí publicar el resultado de mis investigaciones, cosa que me causó algunos elogios, muchas críticas despiadadas y, sobre todo, un sugestivo silencio de parte de algunos directos involucrados, cosa que yo interpreto como un SI condicionado.
Ahora, interesado en otro tema controvertido, me encontré con la limitación más grande que padecí hasta ahora, incluso a pesar que este tema, se infiere, no es tan “importante” como los anteriores.
El mismo trata sobre, la que considero, la segunda estafa más grande cometida en la historia del fútbol argentino: la construcción del famoso “Agua Solarium”, del Club Atlético Independiente, los “Diablos Rojos” de Avellaneda.
Digo la segunda estafa más importante, porque la primera es, sin ninguna duda, la perpetrada con la construcción de la que se iba a llamar Ciudad Deportiva del Club Atlético Boca Juniors, en la Costanera Sur de la ciudad de Buenos Aires, tema que expongo en una nota, aunque no de mi autoría, que publico también en este blog.
A modo de resumen, les digo que esta ciudad deportiva de Boca Juniors iba a poseer, entre otras cosas, un estadio de fútbol para 140.000 personas que iba a ser inaugurado el 25 de Mayo de 1973, según lo anunciara en forma rimbombante el Sr. Alberto J. Armando, Presidente del club.
Con el paso del tiempo, en medio de grandes irregularidades, esta institución pudo vender las casi 60 hectáreas del predio, ganado por relleno al Río de la Plata, y con ese dinero salir de una crisis económica monumental. Hoy estas tierras están en manos de un consorcio multinacional que quiera construir un complejo habitacional de lujo, con amarras para yates incluidas.

Volviendo al tema…el proyecto del Agua Solarium, era un complejo dedicado al esparcimiento de los socios del Club Independiente, con piscinas de natación, gimnasios, vestuarios, etc., pero todo a escala faraónica, digno de jeques árabes.
Para ello se hizo una campaña de adhesión de socios, que recibieron la categoría de “Patrimoniales”, que por cantidades de dinero significativas, se asociaban al futuro complejo por determinadas cantidades de años. Cuanto más dinero pusieran, más años de beneficio obtendrían.
El complejo jamás se construyó y el club solo “indemnizó” a algunos asociados (los “protestones”), dándoles plateas en su estadio de fútbol, antes que los mismos fueran a la Justicia a reclamar lo que les fue cobrado a cambio de una obra que no se hizo.
Personas que conocen sobre el tema, con lujo de detalles, no quieren decir nada o por lo menos muy poco.
Las tierras, ubicadas en la localidad de Wilde, Avellaneda, hoy son destinadas al esparcimiento social, con piletas de natación, canchas, etc, pero a un nivel muy pobre si lo comparamos con el proyecto original, digno de Dubai.
Aquellos que reclamaron la restitución de sus aportes, tienen una platea a cambio, pero muchos miles, casi la totalidad, no recibieron jamás un solo peso como retribución a su amor y esperanza de progreso depositados en la institución.
Por aquellos años, principio de la década del 70, el Club Atlético Independiente poseía, según se vanagloriaban, alrededor de 100.000 socios. Una cantidad muy importante de estos aportaron su dinero y sus ansias de engrandecimiento. Hoy solo tienen instalaciones deportivas que para nada tienen que ver con su propio disfrute, sino a las comodidades institucionales, pero reservadas a los que practican fútbol en forma profesional o van rumbo a hacerlo.
No hay peor estafa que defraudar la esperanza.
Si muchos no reclamaron lo que aportaron, solo fue por amor a sus colores, sabiendo que se tenían que comer la vergüenza de una promesa incumplida y jamás tener un estado de cuentas del dinero que se manejo. Vaya a saber donde fue a parar el mismo.
Los éxitos deportivos de aquellas épocas (con los cuales se autocalificaron de “El Orgullo Nacional” y “Rey de Copas”), como ser la adjudicación de varias Copas Libertadores de América en forma consecutiva, taparon los reclamos o los minimizaron.

Todo quedó en la nada. Hasta las posibles causas judiciales ya prescribieron.
Este acontecimiento no entra en el capítulo del “Orgullo Nacional”, si en el de la “Deuda Moral”.


dp


Mi intervención en el programa "En la Mira" por FM SECLA 104.7, el 11/5/2017

Nota:
Otros artículos propios relacionados con Racing u otros clubes de fútbol. Buscar en la sección Archivos de este blog (costado derecho, parte superior):

Avenida de los campeones. En Avellaneda (en Febrero de 2008)
Club Atlético Independiente: enagaño tapado con campeonatos. Aqua Solarium. Sobre la fallida obra del Club Atlético Independiente (en Diciembre de 2008)
El Renacimiento de un Gigante . Racing (en Diciembre de 2008)
El pueblo quiere saber. Sobre la ciudad Deportiva de Boca Juniors (en Diciembre de 2008)
Eva Perón y el Racing Campeón de 1951. Daños Colaterales. Entretelones del campeonato de 1951 ganado frente a Banfield (en Diciembre de 2009)
Como se Construyó la Cancha de Racing (en Diciembre de 2012)



TINELLI A MUERTO


Un cuento de Mario Kostzer

Para reír o llorar

Diciembre de 2012.
Después de unos años en el exterior, vuelvo para pasar el fin de año con mi familia. El taxista que me trae del aeropuerto me habla de la última novela de Scott Turow. Cansado por el vuelo, apenas atiendo a lo que me dice.
Me incorporo y bajo el vidrio para que el aire fresco termine de despertarme. Miro por la ventanilla. Veo las plazas repletas de gente, que lee. Y en cada cuadra descubro alguna librería.
Vamos llegando. Al detenernos en un semáforo, veo cruzar a dos mujeres del barrio con libros y bolsas de supermercado. Oigo que una le dice a la otra:
—No, no... en Cortázar la fuerza de la lectura es centrípeta, mientras que en Borges es centrífuga, te impulsa hacia un saber enciclopédico.
El bar de al lado de casa tiene diarios y libros en todas las mesas. El kiosco de la esquina, repleto de libros, parece una pequeña librería. No logro entender lo que pasa.
Bajo del taxi. Me están esperando en la puerta. Sin siquiera soltar las valijas pregunto qué es lo que sucede.
—Ah... claro, no sabes nada. Fue hace 6 meses... murió Tinelli.

Mario Kostzer, Feria del Libro, S. M. de Tucumán, Argentina.

dp

viernes, 5 de diciembre de 2008

LA VERDAD SOBRE LA CIUDAD DEPORTIVA DE BOCA Jr.

LO QUE SABEMOS SOBRE LOS TERRENOS DE LA EX "CIUDAD DEPORTIVA DE BOCA JUNIORS"


11 de enero 1965 - Se publica en el BO la Ley Nº 16.575 por la cual "... El Senado y la Cámara de Diputados reunidos en Congreso ... sancionan con fuerza de Ley ... (la autorización) ... al Poder Ejecutivo a donar al Club Atlético Boca Juniors una fracción de tierra con superficie hasta 40 hectáreas, ubicada en los terrenos que resulten del rellenado del Río de la Plata, comprendida entre la Avenida Costanera Sur y la prolongación de la calle Humberto I de la Capital Federal, hasta la nueva línea de ribera fijada por el Decreto 1.272/61 ... El Club Atlético Boca Juniors deberá destinar dicha fracción para la construcción de ... un estadio con capacidad mínima para 140.000 espectadores ... sede social ... canchas auxiliares ... canchas de básquetbol ... de tenis ... gimnasio ... piletas de natación ... pistas para atletismo ... de patinaje ... Los espacios no ocupados por el CABJ deberán ser librados al uso público ...". El texto de la Ley termina advirtiendo que "... Si el CABJ no cumpliera las cláusulas de la presente ley, y las obras quedaran incompletas, el terreno y las obras pasarán, sin indemnización, a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. El donatario no podrá enajenar el inmueble ... ". Firman Carlos H. Perette y A. Mor Roig como presidentes de ambas Cámaras legislativas. Veremos que todo lo que mandaba esta ley se convirtió en una gran farsa y en un gigantesco negociado.

9 de marzo 1965 - Se publica en el BO el Decreto 1.082/65 dictado el pasado 15/2/65 y firmado por ILLIA, Pugliese y otros. Se determina en él que se dona "... a la Asociación Civil Club Atlético Boca Juniors en las condiciones y con el cargo establecido en la ley Nº 16.575 hasta 40 (cuarenta) hectáreas ubicadas en los terrenos que resulten del rellenamiento ...". Se aprueba "... el trazado del sistema de islas propuesto por el donatario y aceptada por la Secretaría de Estado de Obras Públicas ...".

4 de septiembre 1979 - El intendente Cacciatore "sanciona y promulga" la OM Nº 35.176(BM Nº 16.100) en la que admite que el Club Atlético Boca Juniors ha caído en incumplimiento de lo establecido por la Ley Nº 16.575 (ver 11/1/65) y que el predio "... juntamente con las obras incompletas realizadas, han pasado ... al dominio de esta Municipalidad". Sin embargo, otorga nuevos plazos y privilegios al CABJ: elimina la construcción del estadio y solo fija obligación de construir piletas de natación, pista de patinaje y canchas de tenis, básquet, vóley y fútbol. Arbitrariamente, pues el intendente no puede modificar una ley nacional, fija como último plazo de cumplimiento el 31/12/82 y establece que una vez terminadas las obras "... adaptaránse las medidas pertinentes para que se escrituren las tierras que forman la , transfiriendo el dominio a favor del Club Atlético Boca Juniors hasta un máximo de 59 hectáreas". Como se ve, el relleno originariamente de 40 hectáreas ha pasado a ser de 59 hectáreas. También amenaza con que "... en caso de incumplimiento ... las tierras que integran la , con todo lo edificado y plantado, quedará bajo el dominio de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires ...". Como ya sabemos, este tipo de cláusula jamás se cumple.

15 de abril 1982 - El intendente Cacciatore "sanciona y promulga" la OM Nº 37.677 (BM Nº 16.757), en la que se da "... al Club Atlético Boca Juniors por cumplidas las obras a que se refiere la Ordenanza Nº 35.176, y en consecuencia por satisfecho el cargo impuesto por la donación" y por lo tanto se le otorga "... posesión legal de los terrenos que conforma la , con todo lo plantado en ellos, y procédese a otorgar la correspondiente escritura traslativa de dominio a su favor, dejándose constancia que dicho inmueble no podrá ser enajenado ...". Sin embargo, jamás se había construido nada de lo más importante previsto por la ley (las ordenanzas no pueden modificar una norma superior); sólo se construyeron una confitería y algunas canchas, engañando a una gran cantidad de gente que se había hecho socia del club y había comprado su ubicación en el supuesto nuevo estadio del CABJ. Además, el intendente de facto carecía de facultades para escriturar tierras nacionales.


19 de octubre 1989 - Se publica en el BO la Ley Nº 23.738 en la que "el Senado y la Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso" modifican la Ley Nº 16.575 con respecto a la donación hecha al CABJ. Sobre la extensión en que se avanzó sobre el río, aclara que "... la superficie donada al Club Atlético Boca Juniors alcanza a lo efectivamente rellenado hasta la fecha con sus canales adyacentes ...". Se derogan los artículos 4º y 6º de la ley Nº 16.575, que fijaban la existencia de espacio público dentro del predio y la obligación de ceder eventualmente las instalaciones al Ministerio de Educación y Justicia de la Nación. También fija la modificatoria, que "... El Club Atlético Boca Juniors podrá enajenar el inmueble a terceros ... (y) ... podrán ejecutarse obras y desarrollarse actividades propias de un complejo balneario, náutico, turístico, hotelero y/o comercial, con disposición para Centro de Convenciones, Ferias y/o Centro Habitacional ... Declárase cumplido por parte del club Atlético Boca Juniors el cargo impuesto por la ley 16.575 ...". Firman Alberto Pierri y Eduardo Menem como presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado respectivamente. La maniobra quedaba consumada: al Club Atlético Boca Juniors, "asociación civil sin fines de lucro" que maneja millones de dólares por año, el Estado Nacional le había donado otra cantidad de millones de dólares equivalentes al precio de venta de esas privilegiadas hectáreas a orillas del Plata.

30 de noviembre 1990 - Se publica en el BO el Decreto presidencial Nº 2.442 por el cual "Dónase al Club Atlético Boca Juniors una parcela que corresponde al Estado Nacional por dominio eminente ... delimitada por el Río de la Plata, la Avenida España y la calle futura prolongación de la Avenida Costanera, parcela que tiene una superficie de 715.951,89 m2. Dónase asimismo ... los canales adyacentes a los terrenos de referencia". Las 40 hectáreas donadas a Boca Juniors, previstas en la Ley Nº 16.575/65, se habían casi duplicado y de la sede deportiva con espacios "... librados al uso público ..." no quedaba nada. El presidente Menem comienza el juego de la violación sistemática de la Constitución Nacional en lo que hace a disposición de tierras públicas, pues con esta donación por decreto (no sólo de tierras sino también de cursos de agua), se atribuye facultades reservadas al Congreso de la Nación. Consecuente con esta actitud, Menem había hecho lo mismo un año antes con la Corporación Antiguo Puerto Madero (a la cual también le había transferido por Decreto las facultades del Congreso con respecto a la venta de tierras nacionales) y lo volverá a repetir un año después al vender también por Decreto el predio ferial del Parque Tres de Febrero a la Sociedad Rural Argentina.
3 de enero 1992 - Se publica en el BM Nº 19.193 el Decreto Nº 8.782 firmado por el intendente Grosso y el Secretario de Planeamiento Alfredo Garay en el que se veta un artículo de la todavía no publicada OM Nº 45.665 por la que se otorgan normas urbanísticas para la abandonada "ciudad deportiva" del CABJ. El artículo vetado se refiere a la posibilidad de que las islas propuestas se puedan subdividir en parcelas "cuya superficie sea igual o mayor a 10.000 m2".

6 de enero 1992 - Se publica en el BM Nº 19.194 la OM Nº 45.665. En ella "... otórganse normas urbanísticas de subdivisión, tejido ocupación y uso del predio propiedad del Club Atlético Boca Juniors .." que ahora "... tiene una superficie de setecientos quince mil novecientos cincuenta y un metros cuadrados, sesenta y nueve decímetros cuadrados (715.951,69 m2)" destinados "... a la localización de grandes equipamientos a nivel de Ciudad ..." donde "... se permiten edificios de perímetro libre ..." (léase torres). Finalmente establece que "... el diseño urbanístico del sector deberá ser sometido a la aprobación del Consejo de Planificación Urbana ...", etc. El Concejo Deliberante asumía su parte de responsabilidad, dada la jurisdicción municipal sobre las tierras, otorgando legalidad a la normativa ya adelantada en leyes y decretos nacionales. Nuevamente el omnipotente Consejo de Planificación Urbana, integrado por "lo mejor" de la corporación de los profesionales de la arquitectura, decidirá en última instancia sobre que es lo que se puede hacer o no en la ciudad.

8 de enero 1992 - Se publica en el BM Nº 19.196 el Decreto Nº 8.783 firmado por el intendente Grosso y el Secretario de Planeamiento Alfredo Garay en el que se determinan "las interpretaciones" que deberá efectuar el Consejo de Planificación Urbana.

1993 - La sociedad denominada Santa María del Plata, nueva propietaria de las tierras, organiza un concurso privado, en el que participan los más importantes estudios de arquitectura de la ciudad, con el fin de diseñar un complejo con equipamiento hotelero, centro de exposiciones, viviendas, oficinas y recreación náutica.

16 de julio 1997 - El diario LA NACIÓN publica un artículo titulado "IRSA desafía a los nuevos competidores" donde se informa de la flamante adquisición del predio en cuestión efectuada por dicha empresa. Se afirma que "El 90% de los 700.000 metros cuadrados que ocupa la Ciudad Deportiva, le costaron a IRSA 50,8 millones de pesos" (dólares en ese momento). "El emprendimiento, del que el Banco Medefin tiene un 10 %, alberga perspectivas de desarrollo de largo plazo y depende en gran medida de la decisión del Comité Olímpico Internacional. apuntó Marcelo Mindlin, vicepresidente de IRSA".


30 de julio 1997 - Con motivo de las serias y públicas objeciones que la Asociación Amigos del Lago de Palermo hacía en esos momentos al Proyecto Buenos Aires 2004, el entonces Concejal y actual Jefe de Gabinete del GCBA, Lic. Raúl Fernández, envía una nota a la Asociación que, entre otros conceptos expresaba: "... quiero señalar que en su oportunidad inicié una demanda penal por el relleno de los canales de la ex Ciudad Deportiva cuyo final es la realización de un fabuloso negocio inmobiliario escondido detrás de la construcción de la Villa Olímpica, proponiendo a su vez que la misma se trasladara a la zona de Lugano que evidentemente se vería beneficiada por la inversión que la citada obra precisa".
En esos momentos, el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad postulaban a Buenos Aires como sede de los Juegos Olímpicos para el año 2004. Los terrenos de "la ciudad deportiva" estaban incluidos en el proyecto como destinados a la Villa Olímpica: "Los departamentos previstos ... contarán con 8.000 habitaciones para recibir los 15.000 atletas y oficiales de la familia olímpica. finalizados los juegos, la Villa se convertirá en un espacio residencial de avanzada ..." decía el folleto oficial que publicitaba el cuestionado Proyecto Buenos Aires 2004. El plan presentado también incluía equipamiento náutico y varias torres de usos indeterminados. Lógicamente todo iba a ser financiado con los fondos destinados a la celebración de los Juegos. El beneficiario sería el nuevo propietario del predio, la empresa IRSA.

A pesar de que el "sueño olímpico" se frustró, los negocios continuaron y hoy los terrenos cuentan con un importante proyecto inmobiliario muy similar al presentado en 1997 para los Juegos Olímpicos del año 2004.
Los terrenos de "la ciudad deportiva" estaban incluidos en el proyecto como destinados a la Villa Olímpica: "Los departamentos previstos ... contarán con 8.000 habitaciones para recibir los 15.000 atletas y oficiales de la familia olímpica. finalizados los juegos, la Villa se convertirá en un espacio residencial de avanzada ..." decía el folleto oficial que publicitaba el cuestionado Proyecto Buenos Aires 2004. El plan presentado también incluía equipamiento náutico y varias torres de usos indeterminados. Lógicamente todo iba a ser financiado con los fondos destinados a la celebración de los Juegos. El beneficiario sería el nuevo propietario del predio, la empresa IRSA.
A pesar de que el "sueño olímpico" se frustró, los negocios continuaron y hoy los terrenos cuentan con un importante proyecto inmobiliario muy similar al presentado en 1997 para los Juegos Olímpicos del año 2004. Será puesto en tratamiento por el Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires en la Audiencia Pública convocada para el próximo 12 de junio de 2002.

Autor: Arq. Osvaldo Guerrita Echeverría
Asociación Amigos del Lago de Palermo / 31-05-2002
Fuente: http://www.porlareserva.org.ar/CiudadDeportivaHistoria

dp

Nota:

Otros artículos propios relacionados con Racing u otros clubes de fútbol. Buscar en la sección Archivos de este blog (costado derecho, parte superior):

Avenida de los campeones. En Avellaneda (en Febrero de 2008)
Aqua Solarium. Sobre la fallida obra del Club Atlético Independiente (en Diciembre de 2008)
El Renacimiento de un Gigante . Racing (en Diciembre de 2008)
El pueblo quiere saber. Sobre la ciudad Deportiva de Boca Juniors (en Diciembre de 2008)
Daños Colaterales. Entretelones del campeonato de 1951 ganado frente a Banfield (en Diciembre de 2009)
Como se Construyó la Cancha de Racing (en Diciembre de 2012)

miércoles, 3 de diciembre de 2008

PEDRO BENOIT O LUIS XVII?


“Soy bisnieta de Pedro Benoit, quien trazó los planos de la ciudad de La Plata, y descendiente directa de Pierre Benoit, que se supone que es Luis XVII”, se presentó Elina Benoit Pieres, con su árbol genealógico a mano.
El hijo de aquel Pedro Benoit, también llamado Pedro de acuerdo a la tradición familiar, fue su abuelo y junto a su hijo mayor –obviamente Pedro- terminó la Catedral platense y otras tantas obras que se encuentran en la ciudad de Buenos Aires. El último Pedro nombrado, “fue mi abuelo”, agregó Elina.
Lo cierto es que a través de análisis genéticos que se harán en Francia, se intentará demostrar que el hijo del rey Luis XVI –Luis XVII- no murió de tuberculosis como cuenta la historia oficial, sino que vivió durante años en Argentina.
“Pedro (o Pierre) Benoit, mi tatarabuelo, sería quien llegó al país en 1818, en el mes de julio, con una carta de recomendación firmada por Napoleón Bonaparte y usó el apellido de su familia adoptiva, Benoit. Tengo todos los libros y el árbol genealógico de nuestra familia”, aseguró la mujer, en diálogo con Emisiones Platenses.
El arquitecto de la ciudad de La Plata también fue un declarado Masón. En su tumba de la Recoleta hay claros símbolos masónicos, a modo de decoración.


La leyenda familiar

“El hecho de que mi tatarabuelo fuera Luis XVII se transmitió de unos parientes a otros. El le dijo a su hija que venía de cuna de oro; prohibió que se hablara francés en su casa. Le llegaban cartas en francés y no permitía que se abrieran, sabía que había dinero depositado en un banco de Calais (Francia) y nunca quiso utilizarlo”, recordó.
Pierre Benoit, el Delfín francés (heredero al trono), se casó en Argentina. Y cuentan que cuando le pidieron el nombre de su madre, sólo dijo que se llamaba María Antonieta, pero no habló de su padre.
Finalmente se casó y nacieron sus hijos. Uno de ellos, “Pedro, tuvo otro hijo Pedro, mi abuelo, y luego mi padre, que también se llamó Pedro Benoit, ya fallecido. Tengo un hermano mayor, que también murió”, dijo Elina, quien tiene una hermana que vive en La Plata, Isabel.
La investigación por la verdadera historia de Pierre Benoit la inició Lucrecia Zapiola de Saravia -que “no es una tataranieta directa como nosotras”, señaló la mujer-. Pero los descendientes de Benoit, incluida Elina, no encararon ninguna gestión porque “había una idea en la familia de no revolver en el pasado”.
Aunque hay algunos indicios o pruebas de otra historia. Según Elina, “mi padre siempre hablaba de su bisabuelo. También quedan algunos cuadros de Pierre Benoit y en la Iglesia de San Roque hay una araña (lámpara) que él mismo hizo, porque le gustaba la artesanía. Mi hermano Pedro, que falleció, tenía las mismas costumbres que mi tatarabuelo”, detalló.
Mientras se avanza en la investigación Elina resumió un presente alejado de la realeza: “Ahora los Benoit no tenemos más que el apellido”.

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/1998/04/09/c18y19 (9/4/1998)


NOTA: en 2014 Luis Benoit, descendiente de Pierre, efectuó una visita guiada conmigo al Cementerio de la Recoleta y habló ante la bóveda que contiene los restos de su ancestro, sobre la teoría de la relación Luis XVII-Benoit. Se explayó en forma especial sobre la muerte de Pierre y dejó la duda marcada sobre esta relación, dando como único indicio la propia historia familiar. Fue muy prudente en su relato, humilde y demostró grandeza de espíritu y ética, reservándose el indiscutido privilegio de reservar el tratamiento de esta cuestión a la órbita estrictamente familiar.


Videos relacionados. Imperdibles, que complementan y enriquecen la historia antes descripta. A mi entender confirma la teoría de Pierre Benoit como Luis XVII (copiar y pegar en un nueva página de internet):

http://youtu.be/Xu77IpbfOME
http://youtu.be/ARkLRGF53O0
http://youtu.be/jE0JxBh64Ug


dp




EINSTEIN EN ARGENTINA


El paso por nuestro país del autor de la Teoría de la Relatividad conmocionó a los círculos científicos y a la opinión pública.

La singular personalidad y el genio de Einstein lo convirtieron en centro de agasajos durante su estadía en la Argentina. Del periplo por estas tierras damos cuenta en este artículo.

"Ciudad cómoda, pero aburrida. Gente cariñosa, ojos de gacela, con gracia, pero estereotipados. Lujo, superficialidad". Así es como Albert Einstein describió al Buenos Aires de 1925 y a su gente muy poco después de su llegada.
Durante su visita, el científico fue abrumado con interminables entrevistas, banquetes y honores: no tuvo demasiado tiempo para descansar. Llegó al puerto de Buenos Aires al alba del día 25 de marzo. Pero su periplo había comenzado casi tres semanas antes, cuando abandonó el puerto de Hamburgo a bordo del veloz y lujoso navío Cap Polonio, una muestra más de la potencia técnica de la Alemania de la primera post-guerra.

Su contacto con Argentina se había iniciado tres años antes cuando, por iniciativa del ingeniero Jorge Duclout, la Universidad de Buenos Aires (UBA) le cursó una invitación para dictar un ciclo de conferencias sobre su novísima y controvertida Teoría de la Relatividad General. Duclout, uno de los campeones de la teoría de la relatividad en Argentina, era un físico e ingeniero de origen francés radicado desde muchos años atrás en Buenos Aires y que, como Einstein, había estudiado en el Politécnico de Zurich.

Otras universidades y entidades argentinas se habían adherido a esta invitación. Entre ellas se destaca la Asociación Hebraica Argentina (hoy Sociedad Hebraica Argentina), recientemente creada por una primera generación de intelectuales argentinos de origen judío que habían elegido la figura de Einstein como emblema de sus aspiraciones sociales e intelectuales.
Luego de hacer una escala breve en Río de Janeiro, Einstein _que viajaba solo, realizó el trayecto Montevideo -Buenos Aires acompañado por miembros de diversas comitivas de bienvenida que habían ido a esperarlo a la otra orilla del Plata. Los integrantes eran científicos, personalidades académicas y miembros de la comunidad judía de Argentina. Entre ellos se encontraba el secretario de la Universidad de Buenos Aires, Mauricio Nirenstein, que era también miembro de la Asociación Hebraica.
A su llegada al puerto de Buenos Aires recibió una primera muestra del impacto público de su visita. Una masa de periodistas, cámaras y filmadoras lo aguardaban en la dársena de desembarco. Apresurados por esquivarlos, los acompañantes de Einstein intentaron evadirse con él en un automóvil particular, pero fueron firmemente detenidos por los periodistas que usaron el propio equipaje de los viajeros para bloquear el camino. No los dejaron partir hasta haber fotografiado y filmado a Einstein a su gusto en el interior del vehículo.
Dice Einstein en su diario íntimo: "A las 8:30 estábamos en tierra firme. Nirenstein me prestó ayuda". Aclara luego que se sentía "medio muerto" luego de tanto viaje y ajetreos entre la multitud. Finalmente llegó a la residencia de Bruno Wassermann, un rico comerciante de origen judío-alemán, situada en la parte más elegante de Belgrano; allí se alojó durante su estadía en Buenos Aires. Finalmente Einstein pudo tomarse un brevísimo descanso y escribió en su diario:"Tranquilidad por fin, estoy totalmente deshecho". Una vez que Einstein llegó a Buenos Aires, Nirenstein compartió la secretaría universitaria con la función de secretario del ilustre visitante, o quizás más bien de severo preceptor.

Bienvenido señor Einstein

Las inevitables visitas protocolares no se hicieron esperar. Dejando de lado a los periodistas, la lista de los intelectuales que lo visitaron fue encabezada por un poeta, Leopoldo Lugones, que era uno de los pocos argentinos, y quizás el único intelectual argentino a quien Einstein había conocido antes de su viaje. Einstein había compartido con Lugones, Marie Curie, Henri Bergson y otras figuras eminentes, la mesa de discusiones de uno de los foros intelectuales más importantes de esa época: el Comité Internacional de Cooperación Intelectual de la Liga de las Naciones. Lugones representaba allí a Argentina. Este era un embrión pretérito de la UNESCO.
Einstein ha declarado que conocía el texto "posmoderno" de Lugones: El tamaño del espacio: Ensayo de Psicología Matemática (El Ateneo, Buenos Aires, 1921), desde el año de su publicación1. El mérito principal de este libro no está en la física, que Lugones claramente no dominaba ni presumía dominar, sino en haber señalado al Buenos Aires intelectual de su tiempo que no sería inoportuno prestar atención a las preocupaciones de Einstein por comprender mejor los conceptos de espacio, tiempo, materia y energía.
Siguió luego una larga lista de personalidades con las que se entrevistó: el embajador alemán, autoridades de la UBA, algunos científicos de renombre, representantes de organizaciones judías y no judías (como la Asociación Cultural Argentino-Germana) que habían colaborado en la financiación de su circuito en el país y que, con éxito variable, habían intentado extenderlo a otros lugares de Sudamérica.
El diario La Prensa describió a Einstein utilizando un estereotipo desarrollado ya por el periodismo de otros países. Encontró que era "un hombre bondadoso, afable y simpático", famoso a causa de ser el "autor de una teoría científica que ha llamado la atención del mundo". A estos atributos se agregarían luego su humildad, la pobreza de su vestimenta y el rol importante que en su presencia física jugaba su impresionante y desplegada cabellera.
En declaraciones al mismo matutino, Einstein agradeció primero "la elogiosa crónica que sobre mi persona publicó ayer el gran diario argentino", para manifestar enseguida que era "enemigo del exhibicionismo" y que "me consideraría muy satisfecho si no se me abrumara tanto con el sinnúmero de entrevistas que se me solicitan" (La Prensa, 26/03/1925).

No todo es ciencia

La primera contribución de Einstein, escrita especialmente para una publicación Argentina, no fue científica. En el día previo al de su llegada, en la edición del 24 de marzo (página 14), La Prensa publicó un artículo de Einstein titulado "Pan-Europa"2. En ese trabajo Einstein hizo una crítica al nacionalismo, defendió el renacimiento de la comunidad europea y apoyó la postura de quienes, como él, se esforzaban por lograr una integración de Europa, por lo menos en el mundo de la cultura. En el artículo resumió las preocupaciones contemporáneas del mundo intelectual de Berlín y de Europa. Esta fue su carta de presentación al público culto de Argentina.
Al comienzo de su visita Einstein se mostró dispuesto a responder a preguntas detodo tipo. Parecía preparado para discutir tanto sus impresiones de viaje o de Buenos Aires, como temas espinosos y delicados. Por ejemplo, las consecuenciasde la Guerra Mundial sobre la unidad de Europa; las perspectivas de una pazduradera; los problemas nuevos que presentaba el socialismo; los problemas de los judíos en Alemania y fuera de ella, y un sinnúmero de temas de similarinterés. Su relación con la prensa local fue abierta y cordial; accedió incluso a unaentrevista más larga que lo normal con un reportero que se presentó pobremente vestido y necesitado de afianzar su posición en el periódico: Einstein le regaló unretrato suyo autografiado.
Sin embargo, esa postura amplia y generosa de Einstein no se prolongó más alláde los primeros días. Rápidamente sus contactos con la prensa argentina habrían de tornarse más distantes y medidos. Ninguno de los temas espinosos volvería aser tocado a lo largo de su visita. Esta deficiencia sugiere que inicialmente hubode su parte la propuesta de una agenda amplia, pero que ella, en una gran medida, quedó incumplida en Argentina.


Una agenda abultada

La mañana del jueves 26 de marzo volvió a recibir a los periodistas y fotógrafo sen la residencia de los Wassermann. Al mediodía, lo llevaron a conocer dos caras diferentes de la ciudad: los cuidados bosques de Palermo (nuestro Bois de Boulogne) y el Mercado de Abasto Proveedor, que Einstein cruzó a pie con su comitiva. Esta última visita evocaba la imagen del tango argentino que comenzaba ya a atraer la atención de Europa. A la tarde asistió a una recepción formal en el salón de actos del Colegio Nacional de Buenos Aires. Es allí donde Einstein desarrollaría su ciclo de conferencias. La primera de ellas, pronunciada en francés ante un público amplio y numeroso, fue breve y de carácter general. Su primera lección estrictamente científica en Buenos Aires (de un total de ocho; las autoridades de la UBA habían convenido con Einstein un total de doce conferencias a ser dictadas en diferentes centros académicos) se realizó el sábado siguiente.
El viernes por la noche, fue invitado a una recepción en la residencia de un miembro influyente y adinerado de la comunidad judía local; allí se encontró con personas que habían apoyado financieramente su viaje a Argentina.
El sábado 28 comenzó su serie de conferencias. La sala estaba colmada, escribe Einstein en su diario, agregando: "La juventud es siempre agradable y se interesa por las cosas". A esta conferencia, además de las autoridades universitarias, asistieron dos ministros, los titulares de las carteras de Educación y de Relaciones Exteriores y varios embajadores extranjeros.
Pero llegado el lunes el protocolo continuó con paso firme: al mediodía visitó los modernísimos talleres del diario La Prensa; luego dictó su segunda conferencia científica sobre la relatividad, con abundante tiempo para discusiones. Varios científicos locales intentaron mostrarse capaces de hacer preguntas, no siempre con un éxito rotundo. Al día siguiente, martes 31, por la mañana visitó la redacción del diario judío Das Volk, e hizo observaciones picantes acerca de sus "paisanos". Visitó también escuelas, hospitales y orfanatos sostenidos por esa comunidad. Por la tarde viajó al Tigre.
El miércoles 1º de abril Einstein realizó un vuelo corto sobre la ciudad de Buenos Aires a bordo de un junker de la marina alemana que había llegado a Buenos Aires en vuelo de cortesía; lo acompañó la señora Wassermann. Este era su primer vuelo en avión; Einstein comentó luego cuánto lo impresionó esa experiencia, "particularmente el despegue" de la aeronave. Por la tarde fue recibido por el Presidente de la República, Marcelo T. de Alvear, y por algunos ministros. Visitó luego el Museo Etnológico y, poco después, se encontraba dictando su tercera conferencia sobre la Teoría de la Relatividad. La jornada terminó con un paseo a pie por la calle Florida, del brazo de Lugones y seguido de estudiantes y curiosos. La caminata concluyó en casa del poeta, donde cenaron con la esposa de Lugones. Fue la única oportunidad de Einstein de compartir una cena íntima en un hogar argentino.
Al día siguiente viajó en tren a La Plata, donde había sido invitado a inaugurar el año académico de 1925; asistió también a una reunión científica en su honor, donde participaron el físico alemán Ricardo Gans, y algunos de sus alumnos. Logró hacerse de tiempo para visitar el "muy interesante Museo de Historia Natural". El viernes 3 de abril, fue invitado por las autoridades de la UBA a almorzar en el Jockey Club, y luego dictó otra conferencia más de su ciclo para la universidad. Al día siguiente le tocó el turno a la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, donde repitió la función que dos días antes había cumplido en La Plata. Sin embargo esta vez, a instancias del decano Coriolano Alberini, Einstein tomó parte activa ofreciendo un coloquio breve sobre "Las consecuencias de la teoría de la relatividad en los conceptos de espacio y tiempo". Con satisfacción, Alberini interpretó su conferencia como un golpe contra el positivismo.3
El domingo 5, con los Wassermann, viajó en automóvil a la residencia de vacaciones que esa familia tenía en Lavallol, en las afueras de Buenos Aires. Fue un día corto pero reposado. El lunes 6 de abril continuó su contacto con científicos locales: en compañía del joven fisiólogo Bernardo A. Houssay (que 22 años más tarde sería galardonado con el Premio Nobel de Medicina), visitó el laboratorio del "oftalmólogo y bolsista" de origen francés doctor Eugenio Pablo Fortin, que estaba haciendo interesantes experimentos sobre la percepción de sensaciones luminosas. Por la tarde dictó una nueva conferencia en su ciclo para la UBA; terminó el día participando en una reunión pública organizada por la comunidad judío-argentina para festejar la muy reciente inauguración de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y dinamizar la recolección de fondos para esa institución. A su muerte Einstein legó a esa universidad los originales de sus documentos escritos, antes depositados en el Archivo de la Universidad de Princeton.
La visita a la clínica universitaria en compañía del doctor José Arce, rector de la UBA, quedó para el día siguiente; Arce y el establecimiento le dejaron excelente impresión. El miércoles 8 de abril, Einstein decidió adelantar el receso de Semana Santa de ese año y volver, con los Wassermann, a la estancia de Lavallol. Fuera del ruido de la ciudad, encontró allí "hermoso clima, maravillosa quietud", como dejó anotado en su diario; escribió también que había tenido "una idea sobre una nueva teoría sobre la conexión entre la gravitación y el electromagnetismo".
Sin embargo, su viaje a la Argentina no dejaba mucho tiempo para pensar en nuevas teorías. El día sábado 11 de abril, junto a varias personalidades locales (elingeniero Enrique Butty, los físicos Ramón Loyarte y Teófilo Isnardi, y los decanos de Ingeniería, Luis A. Huergo, y de Filosofía Alberini), Einstein abordó vagones especiales del tren nocturno a Córdoba. La prensa local anunció por anticipado que "[Einstein] será recibido [en Córdoba] como embajador espiritual de la nueva Alemania". Inmediatamente después de su llegada, las autoridades universitarias y provinciales lo invitaron a dar un paseo por las sierras, visitando luego el Lago San Roque para terminar almorzando en el Edén Hotel de La Falda; regresaron por el camino de Alta Gracia. De nuevo en la ciudad, pudo admirar la Catedral y los restos de lo que en su diario calificó como una antigua cultura. El lunes 13 de abril disertó durante una media hora acerca del desarrollo de la Teoría de la Relatividad: la teoría restringida, la teoría general y los esfuerzos que contemporáneamente se hacían por poner la gravitación y el electromagnetismo dentro de un mismo esquema teórico.
Su amigo el doctor Georg Friedrich Nicolai, pacifista como Einstein y que hasta tres años antes había sido profesor de fisiología en la Universidad de Berlín, enseñaba ahora en Córdoba. Aunque ambos amigos se encontraron, es poco lo que se puede decir de esta entrevista. Curiosamente su diario íntimo no hace referencia alguna a ese encuentro. ¿Era su diario realmente íntimo?
A su llegada Einstein había expresado interés por visitar las colonias judías de Entre Ríos, si el tiempo se lo permitía; ese deseo no pudo ser cumplido. En cambio, para su regreso de Córdoba a Buenos Aires, eligió hacer un viaje diurno, partiendo de Córdoba a las 6:45 de la mañana del día martes 14 para, por lo menos, poder ver el sur de esa provincia y parte de Santa Fe.

Un sabio, una autoridad

Einstein fue mundialmente conocido sobre todo por sus teorías de la relatividad: la relatividad restringida (1905) y la relatividad general (1915). En esta última, Einstein ofreció un nuevo marco teórico que reemplazó y mejoró la teoría de la gravitación universal de Newton1. Aunque inicialmente muy pocos entendían de qué se trataba esta nueva visión del universo -más propia de la ciencia ficción que de la realidad cotidiana-, la revolución del espacio-tiempo einsteniano caló hondo en la sociedad. Cuando Einstein llegó a la Argentina, su fama y su nombre eran sinónimos de «la relatividad». En su edición del 28 de marzo de 1925, la revista Caras y Caretas lo describió con las elogiosas palabras: "El famoso sabio alemán es hoy una figura mundial. Su célebre teoría de la relatividad revolucionó las bases mismas de las ciencias...".
Lentamente, y muy a su pesar, Einstein se convirtió en una leyenda viviente, en un héroe popular y en una autoridad en todo tema donde se buscara una opinión de peso. Justo le sucedía esto a él, que desde pequeño en sus estudios había mostrado rebeldía ante toda forma de autoridad, especialmente en lo que se refería a esos rígidos y repetitivos métodos alemanes de formación escolar. Con cierta cuota de ironía, Einstein diría años más tarde: "Para castigarme por mi desprecio a la autoridad, el destino me convirtió a mí mismo en una autoridad".

Einstein, académico argentino

Nuevamente en Buenos Aires, en la mañana del 16 de abril Einstein se reunió con dirigentes de la Federación Sionista Argentina. A la tarde asistió a una sesión especial de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en su honor, en la que el presidente, el naturalista y escritor doctor Eduardo L. Holmberg, le entregó su diploma de Académico Honorario. De acuerdo con la carta de invitación de Holmberg, a continuación se pasó a escuchar "su ilustrada palabra en respuestas o preguntas que, sobre la Teoría de la Relatividad y problemas afines, le formularán algunos miembros de la Academia y otras personas invitadas especialmente". Los Anales de la Academia y otros textos históricos coinciden en destacar la intervención del joven físico uruguayo Enrique Loedel Palumbo, que fue luego maestro de importantes científicos de la actualidad. Su pregunta, relacionada con la existencia de una solución para un sistema de ecuaciones que describe el campo gravitacional de una masa puntual, y que Einstein encontró de interés, dio origen a una publicación en la revista alemana Physikalische Zeitschrift el año siguiente4. La nota sobre esta reunión en el diario de Einstein no deja demasiado bien parados a sus interlocutores.

El 17 de abril, por la tarde, Einstein dictó su penúltima conferencia en la UBA. Esa noche fue agasajado por el embajador alemán, en una reunión que comentaría en su diario señalando que casi "no había alemanes". Entre los invitados argentinos se encontraban el doctor José Ingenieros, el músico Carlos López Buchardo, el escritor Calixto Oyuela, el escultor Rogelio Yrurtia, el ingeniero Nicolás Besio Moreno, y otros; del lado argentino-alemán: miembros de la embajada, Bruno Wassermann yRicardo Seeber, que entonces era presidente de la Asociación Cultural Argentino-Germana.


Recordemos que Einstein había renunciado a su ciudadanía alemana antes de cumplir los 16 años, la edad de registro militar, y que más tarde, en 1901, adquirió la nacionalidad suiza. Al ser incorporado a la Academia Prusiana de Ciencias implícitamente se le había reconocido nacionalidad alemana, aunque él nunca abandonó la adoptada. El desaire que Einstein comenta en su diario tiene antecedentes concretos.
Al desatarse la Primera Guerra Mundial unos cien importantes intelectuales alemanes firmaron un manifiesto dando su apoyo firme a la guerra; Einstein, profesor en la Universidad de Berlín, firmó un contra-manifiesto denunciando la guerra. El documento de Einstein sólo tiene el apoyo suyo y el de otros tres nombres. Nicolai, el profesor recluido en Córdoba, era el primero de esos tres. A pesar de haber enfrentado numerosas dificultades, Einstein nunca dejó de reafirmar su fe pacifista. En su diario íntimo volcó su disgusto comentando: "gente rara estos alemanes. Para ellos soy una flor maloliente, y sin embargo, una y otra vez, me ponen en su ojal"

El sábado 18, por la tarde, Einstein ofreció una conferencia privada sobre su teoría en casa de sus anfitriones. Hacia la noche asistió, como invitado de honor, a una recepción en el cine-teatro Capitol donde expuso "Algunas reflexiones sobre la situación de los judíos". A continuación la Asociación Hebraica Argentina ofreció una recepción en sus salones y entregó a Einstein el diploma de socio honorario.
Aún le quedaba por dar una conferencia: el lunes 20 "cumplió con su contrato" anotando en su diario que había cumplido con su "última sesión científica con una audiencia entusiasta". También se hizo tiempo ese día para visitar al ingeniero Duclout, que se encontraba enfermo. Como si lo ya enumerado fuese poco, el 21 de abril Einstein visitó el Hospital Israelita y otras organizaciones de caridad de la colectividad. Al mediodía el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Exactas lo invitó a almorzar en el Yacht Club Argentino, en Tigre.
Logró también hacerse tiempo para componer algunos poemas breves que insertó como dedicatoria en fotografías suyas que luego obsequió a algunas de las personas con las que había hecho relación durante su viaje: la escritora Elsa Jerusalem, esposa del profesor de embriología Víctor Widakowich, contratado por la Universidad de La Plata, a quien conoció en el Cap Polonio y con quien siguió manteniendo amistad; la señora de Wassermann y el profesor Nirenstein entre otros. En sus dedicatorias, en alguna medida, define los roles que ellos jugaron en su visita y les expresa su simpatía y agradecimiento. La dedicatoria a Nirenstein sugiere que éste jugó un papel importante en "moderar" a Einstein durante su visita a Argentina, "para que posiblemente nadie se sintiera ofendido" como dice la dedicatoria.
El miércoles 22 fue invitado a un almuerzo de despedida organizado por la cúpula científica y política de Argentina en el Jockey Club, donde participaron rectores, decanos y ministros. El cierre de la jornada fue menos formal y algo más divertido: esa noche Einstein asistió a una fiesta organizada por el Centro de Estudiantes de Ingeniería en la Asociación Cristiana de Jóvenes, que el homenajeado describió como "estudiantes, guitarras y canto". Entusiasmado por la cordialidad de la audiencia, Einstein aceptó tocar el violín. "Con la velocidad de la luz", nos dice la crónica, un estudiante disparó a su casa a buscar el instrumento.
Una de las primeras preguntas fue acerca de qué país consideraba Einstein que prestaba en ese momento una mayor atención a las ciencias. Sin vacilar, y siempre según el periodista, Einstein respondió que ese país era Alemania, donde desde la enseñanza secundaria se inculcaba a los alumnos el hábito de pensar con profundidad acerca de los conceptos de la ciencia pura. Esta respuesta resulta sorprendente, particularmente si se recuerda que Einstein dejó la educación alemana y su afamada escuela secundaria, en favor de la de Suiza.
En esos primeros días de residencia en Argentina, la escritora Elsa Jerusalem, "que no se separa de él", debía actuar como intérprete entre el sabio y un reportero del diario Die Presse; sin embargo, la comunicación fue más directa: la entrevista se condujo en yiddish del lado del periodista, y en alemán del de Einstein. Enseguida se entabló un interesante diálogo sobre el futuro de la lengua yiddish. Einstein creía que el hebreo, que iba a ser empleado en la enseñanza en la nueva Universidad de Jerusalén, era la lengua que tenía un mejor futuro. El periodista, que representaba a un diario porteño que se publicaba en el primero de esos idiomas, defendió su territorio e insistió que esa "era la lengua madre de millones de judíos que, en ella, gozan de la ciencia y del arte". Jugando con las palabras, Einste inreplicó: "¿lengua madre? ¿Y por qué no [usar] la lengua abuela?". Ante la sugestión de que se estaba matando a esa lengua madre, Einstein respondió:"¿Y qué hacemos cuando se muere la abuela?". Ambos rieron y pasaron a ocuparse de otros temas.

Sin embargo, no todas fueron sonrisas en ese importante viaje. En el diario íntimo de Einstein hay también referencias duras, tanto acerca de los pasajeros argentinos de la primera clase del Cap Polonio durante el viaje a Buenos Aires, como de algunos de sus colegas locales (particularmente quienes le formularon preguntas científicas en la Academia de Ciencias) y, también, acerca de miembros de la comunidad judía en Buenos Aires, que en ocasiones colmaron su paciencia.

Aniversario de un "año milagroso"

El año 2005 fue declarado el Año Mundial de la Física y conmemora la primera centuria de una serie de trabajos científicos legendarios de Albert Einstein (1879-1955). Contando con sólo 26 años, Einstein envió a publicar (en algo más de 6 meses) cinco papers (uno de ellos, con el material de su tesis doctoral) que conmovieron los cimientos de la física de su tiempo y dieron origen a nuevas líneas de investigación con resultados entonces insospechados.
Los temas tratados explicaban observaciones pioneras en la naciente teoría cuántica y en la interacción de la luz con la materia, amalgamaban el estudio de las ondas electromagnéticas con la mecánica clásica galileana (corrigiendo a esta última) y explicaban el movimiento errático de pequeñas partículas de polen inmersas en un líquido (el llamado "movimiento browniano") que permitiría poner en evidencia firme la existencia de los átomos como constituyentes básicos de la materia.
El 18 de marzo de 1905, las oficinas de Berlín de la revista Annalen der Physik reciben el primer trabajo de Einstein de ese año. Se titula «Acerca de un punto de vista heurístico referido a la generación y transmutación de la luz» y es publicado el 9 de junio siguiente1. En mayo de ese año, en una carta que envía a su amigo Conrad Habicht, Einstein hace mención de éste y de los otros trabajos científicos que luego se harían célebres: "Querido Habicht, [..] por qué no me ha enviado aún su tesis? No sabe usted que yo soy una de la persona y media en total que la leerían con interés y placer [..]? A cambio, le prometo cuatro de mis artículos. Y hasta podría enviarle el primero muy pronto, pues estoy por recibir los ejemplares gratuitos. Este trabajo trata sobre la radiación y las propiedades energéticas de la luz y es muy revolucionario…"2. Será por este trabajo «revolucionario», y no por la teoría de la relatividad, que a Einstein se le otorgará el Premio Nobel de Física del año 1921.

1. Einstein A., 1905, "Über einen die Erzeugung und Verwandlung desLichtes betreffenden heuristischen Gesichtspunkt", Annalen der Physik, Leipzig, 17, pp.132-148. El texto en idioma original y su traducción al español puede ser consultado en el sitio de Internet:www.universoeinstein.com.ar
2. Einstein A., The Collected Papers of Albert Einstein, Volume 5: The SwissYears: Correspondence, 1902-1914. Edited by M. J. Klein, A. J. Kox, and R. Schulmann, Princeton University Press, 1993. Puede sorprender que Einstein, de 26 años, tratase de usted a un amigo íntimo como lo era Habicht (y al mismo tiempo intercambiase algunas injurias pintorescas que no hemos traducido..). Esa era la regla de formalidad en la Suiza de principios del siglo XX, incluso entre jóvenes amigos.

La recta final

Es de esperar que al día siguiente Einstein se hubiese levantado más tarde que de costumbre, aunque, quizás por modestia, este dato no consta en su diario. Al mediodía los Wassermann ofrecieron en su casa un almuerzo de despedida, al que invitaron a los físicos Loyarte e Isnardi. El resto de ese día el célebre científico lo ocupó en empacar su reducido equipaje (aumentado con algunos regalos) y en recibir a algunas amistades a las que obsequió las mencionadas fotografías autografiadas. En la noche del 23 de abril Einstein dejó para siempre la ciudad de Buenos Aires y se embarcó hacia Montevideo, a donde llegó con aspecto de cansado y sintiéndose algo enfermo. Allí ofrecería tres conferencias en la Facultad de Ingeniería, y sería invitado de honor en varias recepciones locales. Nuevamente respiró un aire de libertad del que parece no haber tenido suficiente en Buenos Aires, donde puede haber estado más estrictamente controlado. Por esta razón, o por otras, justo es decir que la impresión que su diario refleja de nuestros hermanos rioplatenses fue algo mejor que la que le dejaron los porteños. Luego de una semana, partió rumbo al Brasil en un buque al que describió como "muy sucio y pequeño, pero con una tripulación agradable". Luego de una estadía de una semana en Río emprendió su viaje de regreso a Europa, el 12 de mayo de 1925.
A su llegada a Alemania, fue entrevistado por su amigo Otto Buek, que además de ser corresponsal en Berlín de La Nación, era el segundo de los otros tres firmantes del Contra-Manifiesto pacifista de 1914.
Einstein pronosticó "un gran porvenir económico y cultural" para Argentina, manifestando asimismo que conserva "los mejores respetos de su hermoso viaje a la América del Sur" (La Nación, 5/06/1925). Su diario íntimo, sin embargo, no fue siempre fiel a sus declaraciones, o al reporte público de las mismas. Su diario en Sudamérica se cierra con una frase elocuente: "Al fin libre, pero más muerto que vivo". Setenta y cinco años más tarde, la revista TIME lo designó "personaje del siglo". Entre los viajeros científicos llegados a Argentina durante el siglo veinte, sin duda, Einstein ocupa esa misma posición.


NOTAS
1. Asúa Miguel de y Hurtado de Mendoza Diego, "La conferencia de Leopoldo Lugones sobre el espacio y la teoría de la relatividad (1920)",Ciencia Hoy, Buenos Aires, Vol. 15, Nº 85, 2005, p. 62.
2. Einstein Albert, "Pan-Europa", La Prensa, Buenos Aires, 24 de marzo, p. 14. Reproducido en Revista de Filosofía, Buenos Aires, 1925, Vol. 11, pp. 468-470.
3. Alberini Coriolano, "Einstein en la Facultad de Filosofía y Letras", La Nación (Suplemento), Buenos Aires, 12 de abril 1925. También puede verse Hurtado de Mendoza Diego, "Las teorías de la relatividad y la filosofía en la Argentina (1915-1925)", en Marcelo Montserrat (comp.), La ciencia en la Argentina de entre siglos, Buenos Aires, Manantial, 2000, pp. 35-51.
4. Loedel Palumbo Enrique, "Forma de la superficie espacio-tiempo de dos dimensiones de un campo gravitacional proveniente de una masa puntiforme", Contribución al estudio de las ciencias físicas y matemáticas, La Plata, 1926. Serie Matemático-Física, IV, pp. 81-87. (Este es el trabajo que Loedel Palumbo publicó en alemán como "DieForm der Raum-Zeit-Oberfläche eines Gravitationsfelde, das von einerpunktförmigen Masse herrürht", Physikalische Zeitschrift, 27, 645-648).

REFERENCIAS SOBRE LA VISITA DE EINSTEIN A LA ARGENTINA
Agulla (h), Juan Carlos, "Einstein en la Argentina", Todo es Historia, Buenos Aires, Nº 247, enero de 1988, pp. 38-49.
Mariscotti Mario, "La visita de Einstein a la Argentina", Revista de Enseñanza de la Física, Buenos Aires, Nº 9 (1), 1996, pp. 57-66.
Nirenstein Mauricio, "Einstein en Buenos Aires", Verbum, Revista del Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras, Buenos Aires, Nº 18, 1925, p. 168.
Ortiz Eduardo L., "A convergence of interests: Einstein's visit to Argentina in 1925", Ibero-Amerikanisches Archiv, Berlín, Nº 21 (1-2), 1995, pp. 67-126. Monografía basada en documentos de archivos nacionales y extranjeros. Considera la gestación y el desarrollo de la visita a Argentina y Uruguay, y la visión de la misma desde el lado de Einstein. En ella se utilizó por primera vez el diario de Einstein sobre Sudamérica. Una versión ampliada de esta monografía aparecerá próximamente en forma de libro.

Ortiz Eduardo L. y Otero, Mario H., "Removiendo el ambiente: La visita de Einstein al Uruguay en 1925", Mathesis, Méjico, Nº 2, 1, 2001, pp. 1-35

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA SOBRE EINSTEIN
Frank Philipp, Einstein, his life and times, Jonathan Cape, Londres, 1948. Es una historia seria con un trasfondo filosófico.
Infeld Leopoldo, Einstein, su obra y su influencia en nuestro mundo, Lautaro, Buenos Aires, 1961. Trabajo de un colaborador científico de Einstein, que compartió con él diversas campañas políticas.
Lanczos Cornelius, The Einstein Decade (1905-1915), Academic Press, New York, 1965. Es un análisis de los trabajos de Einstein publicados en la década maravillosa, preparado por un alumno y colaborador suyo.
Abraham Pais, "Subtle is the Lord…," The science and life of Albert Einstein, Oxford University Press, 1982. Este libro es de un físico teórico con un conocimiento profundo de Einstein y de su obra.
Schulmann Robert y Renn Jürgen, Albert Einstein/Mileva Maric: The love letters, Princeton University Press, 1992. Este texto aborda aspectos personales de la vida del científico, como por ejemplo la correspondencia con Mileva Maric, su primera esposa.
Podgorny Irina, "La inmigración de científicos alemanes", en Todo es Historia Nº 413, diciembre de 2001. Este artículo se ocupa del aporte de los científicos alemanes al desarrollo de la ciencia en la Argentina. Algunos de los nombres que se retratan estaban vinculados con Einstein.

EL DIARIO DE EINSTEIN
Hasta hace muy pocos años, la consulta de las libretas del Diario de Einstein era difícil y estaba rodeada de complejas formalidades y compromisos. Hoy, como consecuencia de una actitud más realista de los ejecutores de su herencia, ha sido posible un amplio proyecto de publicación de las obras deEinstein (The Collected Papers of Albert Einstein), conocido como el Einstein Papers Project. El material del diario referente a Sudamérica es accesible en Internet en la dirección: www.alberteinstein.info. En este trabajo se han reproducido textos tomados de esa fuente y transcripciones de Ortiz (1995).

Fuente: http://arxiv.org/ftp/physics/papers/0506/0506052

dp

martes, 2 de diciembre de 2008

MATAR POR DIVERSION


¿Son un arte las corridas de toros? ¿Están en igualdad de condiciones el toro y el torero cuando se enfrentan en el ruedo? Siempre pensamos que sí. Este artículo nos cuenta como son tratados los toros antes de la corrida y créame pone los pelos de punta.

Tal vez hayas oído que la fiesta de los toros es un arte, pero no lo es... Es una Ciencia... la ciencia de la Tortura.

Nada en la fiesta brava es genuino, solo el dolor.

Se cree valiente pero no lo es, no tiene carácter fuerte. 24 horas antes de entrar en la arena, el toro ha sido sometido a un encierro a oscuras para que al soltarlo, la luz y los gritos de los espectadores lo aterren y trate de huir saltando las barreras, lo que produce la imagen en el publico de que el toro es feroz, pero la condición natural del toro es huir NO atacar. También se le han recortado los cuernos para proteger al torero. Le colgaron sacos de arena en el cuello durante horas.

Lo golpearon en los testículos y los riñone.s Le indujeron diarrea al poner sulfatos en el agua que bebió. Todo esto es con el fin de que llegue débil al ruedo y en completo desorden. Se le ha untado grasa en los ojos para dificultar su visión y en las patas se le puso una sustancia que le produce ardor y le impide mantenerse quieto, así el torero no desluce su actuación.

Los Picadores usan a caballos que ya no tienen valor comercial, por que el animal muere en 3 ó 4 corridas a lo sumo. Es muy habitual que el animal sufra quebraduras múltiples de costillas o destripamientos. Se les coloca un peto simulando que se les protege, pero en realidad se trata de que el público no vea las heridas del caballo, que con frecuencia presentan exposición de vísceras.

El trabajo del Picador

Si el torero percibe que el toro embiste con mucha energía, ordena al picador hacer su trabajo: consistente en desangrar al toro para debilitarlo, clavándole en el lomo una lanza que destroza músculos (trapecio, romboideo, espinoso y semiespinoso, serratos y transversos de cuello). Lesiona, además, vasos sanguíneos y nervios.

Esto es para que el torero pueda brindar la expresión artística que se supone debe tener este espectáculo. Un solo puyazo podría destrozar al toro, por eso se hace en tres tiempos "para mayor goce de la afición".

Las banderillas

Las banderillas aseguran que la hemorragia siga. Se intenta colocarlas justo en el mismo sitio ya dañado con los ganchos de metal. El gancho se mueve dentro de la herida con cada movimiento del toro y con el roce de la muleta, el peso de las banderillas tiene precisamente esa función.

Algunas banderillas tienen un arpón de 8 cm. y se les llama "de castigo", a las cuales es sometido el toro cuando ha logrado evadir la lanza del picador. Las banderillas prolongan el desgarre y ahondamiento de las heridas internas. No hay límite al número de banderillazos: tantos como sean necesarios para desgarrar los tejidos y piel del toro.

Demostrando Valor

La pérdida de sangre y las heridas en la espina dorsal impiden que el toro levante la cabeza de manera normal, y es cuando el torero puede acercarse. Con el toro ya cerca del agotamiento, el torero no se preocupa ya del peligro y se puede dar el lujo de retirarse del toro después de un pase especialmente artístico, echando fuera el pecho y pavoneándose al recibir los aplausos del público Cuando el toro alcanza este estado lastimero, el matador entra en el ruedo en una celebración de bravura y machismo, a enfrentarse a un toro exhausto, moribundo y confundido.

La Espada

El toro es atravesado con una espada de 80 cm. de longitud, que puede destrozarle el hígado, los pulmones, la pleura, etc., según el lugar por donde penetre en el cuerpo del animal de hecho, cuando destroza la gran arteria, el toro agoniza con enormes vómitos de sangre. A la hora de matar, si el toro corre con un poco de suerte, muere de una estocada, pero no como se piensa de una estocada al corazón si no que la espada penetra pulmones y diafragma, a veces una arteria mayor, y de ahí la hemorragia que se aprecia del hocico y de la boca. A veces mueren ahogados en su propia sangre.

La tortura sigue: el toro, en un intento desesperado por sobrevivir, se resiste a caer, y suele encaminarse penosamente hacia la puerta por la que lo hicieron entrar, buscando una salida a tanto maltrato y dolor. Pero entonces lo apuñalan en la nuca con el DESCABELLO, otra larga espada que termina en una cuchilla de 10 cm. A pesar de estos terribles tormentos, el animal no suele morir de inmediato por su gran fuerza, pero finalmente cae al suelo, porque la espada ha ido destrozando sus órganos internos.

Asesinos cobardes: la tortura sigue, lo rematan con la PUNTILLA de 10 cm. con lo que intentan seccionarle la médula espinal, a la altura de las vértebras atlas y axis. El toro queda así paralizado, sin poder siquiera realizar movimientos con los músculos respiratorios, por lo que muere por asfixia, muchas veces ahogado en su propia sangre, que le sale a borbotones por la boca y la nariz.

El arrastre: después que le destrozan las vértebras, el toro pierde control sobre su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo hacia arriba se mantiene intacto, por lo que esta conciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo. No seas indiferente a su dolor. Se alcanzan a ver sus lágrimas escurriendo.

No seas participante de estos eventos. No es humano presenciarlas. Estas tradiciones no van con el siglo XXI.

Reflexiona; "la conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter, de tal manera que se puede afirmar de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona". Schopenhauer.

¿Cómo puedes Ayudar?


No asistas a corridas de toros.
No apoyes a políticos, artistas y comunicadores asociados a esta barbarie.
No consumas productos de empresas que los patrocinen.
Pero lo más importante... Enseña a tus hijos el respeto por los seres vivientes.

Autor: GEPDA (Gente por la Defensa Animal)www.gepda.org

Los cantautores españoles Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina fueron declarados "personas no gratas" por un grupo ecologista de la ciudad argentina de Rosario que los repudia por su afición a la tauromaquia.
"¿Cómo es posible que disfruten con la tortura, la muerte y la barbarie?", se preguntó en un comunicado la Asociación Ecológica de Rosario, donde los artistas ofrecen su concierto "Dos pájaros de un tiro", el primero de su gira en Argentina. La nota recordó que Serrat y Sabina, junto al cantante español Miguel Bosé, este último "hijo de un famoso torero español", acudieron recientemente a una corrida de toros en México.


"Además del aliento incondicional de la afición mexicana, los tres espectadores de lujo apoyaron con entusiasmo al torero (José Tomás, que reaparecía en la Monumental de México el pasado 4 de noviembre) desde el burladero", apuntó al respecto el grupo ecologista de Rosario, a 360 kilómetros al norte de la capital argentina.
"Sabina, con sombrero blanco, Serrat, con una gorra deportiva oscura, y Bosé, con unas modernas gafas de sol que no se quitó ni un instante", agregó. Como los tres artistas españoles "aplaudieron a rabiar el temple del torero, sus verónicas y otros gestos" pero "se agitaron inquietos" cuando el toro "le pasaba muy cerca", la Asociación Ecológica de Rosario declaró "personas no gratas".
Sobre esto, ya escribí una entrada hace algún tiempo. Resulta curioso, ¿casual?, que la gira de Sabina y Serrat, haya coincidido en algunos lugares con la presencia de José Tomás, baluarte de la tauromaquia. Sé que también por México hace muy poco ha estado el director del departamento de Fisiología Animal de la Facultad de Veterinaria de Madrid, dando conferencias sobre los mecanismos neurofisiológicos del toro, es decir, sobre sus "extrañas" respuestas ante la lidia.
Evidentemente , por lo que parece, las casualidades existen.

Fuente: http://www.blogveterinario.com/2007/11/viva-espaa

dp

lunes, 1 de diciembre de 2008

GEOINGENIERIA



Contra el calentamiento, proponen reordenar el planeta en gran escala

(New York Times, La Nación) En las últimas décadas, un puñado de científicos creó planes grandiosos para luchar contra el calentamiento global: construir sombrillas en órbita, modificar las nubes para hacerlas reflejar más luz solar hacia el espacio, engañar a los océanos para que absorban más gases de efecto invernadero.
En un principio, sus propuestas fueron relegadas a los suburbios de la climatología. Pero ahora, en una vuelta de tuerca, algunos de los más prominentes científicos del mundo dicen que esas propuestas merecen una segunda mirada. Preocupados por una potencial crisis planetaria por el calentamiento global, estos líderes están convocando a los gobiernos y a los grupos científicos a estudiar formas exóticas de reducir el calentamiento y las ven como posibles planes alternativos si el planeta necesita un enfriamiento de emergencia.
"Deberíamos tratar estas ideas seriamente", dijo Ralph J. Cicerone, presidente de la Academia Nacional de Ciencias de Washington.
Los planes y estudios propuestos son parte de una disciplina controvertida conocida como "geoingeniería", que significa reordenar el ambiente terrestre en gran escala para que se ajuste a las necesidades humanas y promueva la habitabilidad.
Cicerone, químico atmosférico, detallará sus argumentos en favor de los estudios de geoingeniería en el número de agosto de la revista científica Climatic Change. Además, está alentando a prominentes científicos a unirse a sus huestes. En abril, a partir de una invitación suya, Roger Angel, astrónomo de la Universidad de Arizona, disertó en la reunión anual de la Academia, donde delineó un plan para poner en órbita pequeñas lentes que desviarían los rayos solares -billones de lentes, calcula, cada una de unos sesenta centímetros de ancho, extraordinariamente delgadas y livianas como una mariposa-.
Además, Cicerone intervino recientemente en una agria disputa sobre si deberían darse a conocer las ideas de geoingeniería de un premio Nobel y ayudó a que se publicaran.
El laureado, Paul J. Crutzen, del Instituto Max Planck de Química, en Alemania, es una estrella de las ciencias atmosféricas que obtuvo el Premio Nobel en 1995 por haber mostrado cómo los gases industriales dañan el escudo de ozono de la Tierra. Su trabajo examina los riesgos y los beneficios de tratar de enfriar el planeta inyectando azufre en la estratosfera.
La geoingeniería no es una bala mágica, dijo Cicerone. Pero si se la practica correctamente, agregó, actuará como un seguro si el mundo algún día enfrenta una crisis de sobrecalentamiento, con derretimiento de los casquetes polares, sequías, hambrunas, ascenso del nivel del mar e inundaciones.
"Muchos de nosotros hemos estado diciendo que no nos gusta la idea" de la geoingeniería, dijo. Pero, agregó, "tenemos que pensar acerca de ella" y aprender, entre otras cosas, cómo distinguir las propuestas sólidas de las poco efectivas o peligrosas.
El estudio de estas medidas comenzó silenciosamente en los años sesenta, cuando los científicos empezaban a teorizar sobre el calentamiento global y las emisiones humanas que lo provocan. Pero poco se hizo hasta los años ochenta, cuando las temperaturas globales comenzaron a elevarse.


Algunos investigadores hicieron notar que la Tierra refleja alrededor del 30% de la luz solar. Pequeños incrementos de reflectividad, razonaron, podrían fácilmente enfriar el planeta. El doctor Wallace Broecker, de Columbia, propuso hacerlo envolviendo la estratosfera con toneladas de dióxido de azufre, como a veces hacen los volcanes. Las inyecciones, calculó, requerirían una flota de cientos de jets y, como efecto colateral, incrementarían la lluvia ácida.
En 1997, tales visiones futuristas encontraron un abogado prominente en Edward Teller, uno de los creadores de la bomba de hidrógeno. "Inyectar partículas que difundan la luz solar en la estratosfera parece un enfoque promisorio -escribió Teller en el Wall Street Journal-. ¿Por qué no hacerlo?"
Otros planes pedían ubicar películas reflectoras sobre los desiertos, o islas de plástico blanco en los océanos, como formas de reflejar más luz hacia el espacio. Otra idea era fertilizar el mar con hierro, creando vastos campos de plantas que podrían absorber toneladas de dióxido de carbono y, al morir, arrastrarlo hacia los abismos marinos.
Los críticos de la bioingeniería argumentaron que tiene más sentido evitar el calentamiento global que apostar a parches riesgosos y llamaron a reducir el uso de energía desarrollando fuentes de energía alternativas. Pero Angel, astrónomo de la Universidad de Arizona, afirmó que las propuestas son menos importantes que estimular propuestas audaces. "Tenemos que pensar en estas cosas por si algún día las necesitamos", dijo.

Autor: Alejandro Alonso

Fuente: http://axxon.com.ar/not/163/c-1630203.htm

dp